Aquí estoy para quererte (1970)

LADO A 

  1. CUATRO AÑOS DE QUE ESTOY. Refalosa del folklore.
  2. ES TANTO LO QUE TE QUIERO. Tonada-valse del folklore.
  3. TU DICES QUE NO ME QUIERES. Tonada-canción del folklore.
  4. DESPIERTA CIELO. Esquinazo del folklore.
  5. 25 DE ENERO. Valse carcelario.
  6. A LA LUZ DE LA ESTRELLA DE VENUS. Habanera del folklore.
  7. AQUÍ ESTOY PARA QUERERTE. Golpeadita.

LADO B

  1. LA PASTORA. Tonada del folklore.
  2. VESTIDO DE NOVIA. Chapecao del folklore.
  3. UNA NIÑA SENTADA EN LA PLAYA. Barcarola del folklore.
  4. LA NARANJA ES AMARILLA. Danza del folklore. Securiana.
  5. LA ROSA. Valse del folklore.
  6. SEÑORA DUEÑA DE CASA. Cueca del folklore.
  7. LA LAGARTIJA. Cueca del folklore.

Integrantes: Mariela Ferreira, Nancy Báez, Olga Abarca, Gloria Cancino, Arturo Urbina, Jaime Rojas, Mario Sánchez y Recaredo Rodríguez. 

Durante el siglo pasado y lo que va corrido de éste, connotados hombres de ciencia han dedicado al estudio e investigación de los diferentes expresiones de nuestro folklore.

El folklore musical ha sido también objeto de serios estudios y nunca han faltado los cultores que han mantenido de supervivencia de muchas formas del canto popular chileno.

Hace unos veinte años, y gracias a la labor de abnegados pioneros (Margot Loyola, Violeta Parra entre otros) se abre un nuevo aspecto dentro del campo de la música folklórica chilena, esto es, la interpretación de cantos y danzas legados por la tradición.

Durante el verano de 1955 nace un grupo que se dedica a la interpretación del canto y las coreografías tradicionales en un marco de proyección de carácter colectivo. Este grupo fue el "Conjunto Cuncumén".

Sabido que el carácter fundamental del canto folklórico es la sencillez temática y melódica. Este carácter era preciso mantenerlo y tratamos de conseguirlo a base de arreglos simples que no hagan perder a estas expresiones del canto popular lo que alguien llamó "la imponderable belleza de lo simple".

En un comienzo el grupo se mantuvo a base de lo investigado por otros intérpretes, pero a poco fuimos viendo la necesidad y el beneficio de contar con nuestro propio repertorio de cantos y danzas de la tierra.

El material de este repertorio lo hemos encontrado, y lo seguimos encontrando en las provincias centrales, donde por razones históricas, psicológicas, étnicas y de ambientación o paisaje, se ha ido formando a través del tiempo una rica y multifacética gama de cantos y de bailes, condenados hasta hace poco a un injusto y definitivo olvido.

("coleccionan piezas de museo"; "se trata de expresiones que han perdido su vigencia", etc., etc.)

Ello nos llevó a preguntarnos el porqué estas manifestaciones de la música popular estaban casi olvidadas y llegamos a la conclusión que estas razones son fundamentalmente dos: la primera, el incontenible avance del progreso científico que arrojó las expresiones de los medios urbanos y las relegó en casi su totalidad al medio rural; y la segunda, la ancestral apatía que sentimos los chilenos por todo lo que se relacione con las manifestaciones de la nacionalidad.

Fuimos pues al reencuentro con nuestra realidad musical y coreográfica y es así como hemos encontrado en ciudades, aldeas y caseríos desconocidas y fascinantes manifestaciones de nuestro folklore musical; es lo que entregamos en este álbum y otros que le han precedido.

También estamos concientes de que los hechos folklóricos no son tan estáticos ni inmutables; ellos varían en intima relación con el desarrollo económico, cultural y político de los pueblos y el devenir del tiempo.

Al considerar el inquieto y cambiante espíritu de las manifestaciones de hoy, recordamos lo que un eminente investigador chileno escribiera a propósito de la evolución del canto popular durante la gestación de nuestra independencia política:

"Durante las guerras de la Independencia, que ofrecieron tema heroico a los cantores y payadores, aflora una nueva sensibilidad, que se expresa al comienzo en los ritmos de antaño, pero que luego crea un lenguaje musical propio, que forma el fondo autentico de la música popular chilena".

(Eugenio Pereira Salas: "Orígenes del Arte Musical en Chile")

CANTOS Y DANZAS DE LA ZONA CENTRAL

"CUATRO AÑOS DE QUE ESTOY". Refalosa del folklore.(Danza tradiconal). Documentos que datan de 1837 citan a la refalosa como danza popular comparable a la zamacueca. Su popularidad se mantuvo hasta muy avanzado el siglo XIX. Tuvo tambien una amplia difusión territorial y de ella existen numerosas versiones recopiladas en diferentes y lejanos puntos del territorio nacional. La presente versión de refalosa fue entregada del "Cuncumén" por Osvaldo Jaque quien la aprendió y estudió de labios de doña Leonor Tapia Ortega en Yerbas Buenas (Provincia de Linares).

"ES TANTO LO QUE TE QUIERO". Tonada-valse del folklore. El vals europeo de fines de siglo tuvo importancia fundamental en la gestación de la tradición musical centrina. De los medios urbanos el vals fue pasando paulatinamente al medio rural donde se quedó o se mezcló con los cantos de tierra existentes, dando lugar a la formación de nuevas formas del cantar popular, como esta tonada-valse entregada por las Hermanas Miranda a Mario Sánchez y Arturo Urbina (*).

"TU DICES QUE NO ME QUIERES". Tonada-canción del folklore. La tonada canción es de una de las modalidades más difundidas en las provincias centrales. Investigada por Olga Abarca (*) en Colina (Provincia de Santiago). Informante: Enrique Ayala.

"DESPIERTA CIELO". Esquinazo del folklore. Tradicional forma de saludo de nuestro folklore. "Corresponde a la serenata criolla y es la forma individual o colectiva de saludo para expresar satisfacción por algún acontecimiento familiar: noviazgos, santos, cumpleaños, albricias de nuevas, etc.". Versión de esquinazo estudiado por Mariela Ferreira (*) en Chillán (Provincia de Ñuble). Informante: Elena Flores.

"25 DE ENERO". Valse carcelario. El canto carcelario es sin lugar a dudas, por su contenido y enorme fuerza interior, una de las más hondas y sentidas manifestaciones del cantar popular. Para expresarse toma las formas de la tonada, de la cueca o del valse, como ocurre en esta versión estudiada por Mario Sánchez (*) en la Provincia de Santiago.

"A LA LUZ DE LA ESTRELLA DE VENUS". Habanera del folklore. Forma tradicional del cantar chileno, llegada a estas tierras durante el siglo pasado desde La Habana, capital de la heroica y hermosa Isla de Cuba. Versión entregada a Arturo Urbina por Lilian Meza en San Javier de Loncomilla (Provincia de Linares).

"AQUÍ ESTOY PARA QUERERTE". Golpeadita. Danza del folklore de carácter amoroso y competitivo. Pariente muy cercana de "La mazamorra", pero se diferencia de ésta en que en "La golpeadita" intervienen más danzarines. Danza investigada por Osvaldo Jaque en Chillán (Provincia de Ñuble). Informante: Olga Vásquez.

"LA PASTORA". Tonada del folklore. El origen del tema de esta tonada se remonta a las leyendas de la Edad Media. La conquista trajo el tema a las tierras del Nuevo Mundo. El tema de "La Pastora" se encuentra en muchos cantares del folklore latinoamericano. En nuestro país se conocen varias versiones; la que presentamos en este álbum fue investigada por Arturo Urbina y Mario Sánchez (*) en Talagante (Provincia de Santiago. Informantes: Hermanas Miranda.

"VESTIDO DE NOVIA". Chapecao del folklore. Forma de danza muy difundida en el territorio central de nuestro de país. Algunos estudiosos creen advertir una raíz indígena en su gestación. El contenido de esta danza se traduce en una coreografía de apuestas, destreza e intención de conquista amorosa. Chapecao recogido por Mariela Ferreira (*) en Marchigüe (Provincia de Colchagua). Informante: Elena Sánchez.

"UNA NIÑA SENTADA EN LA PLAYA". Barcarola del folklore. De la promoción de canciones llegadas a nuestro medio de los salones europeos de fines de siglo; su temática está relacionada con el mar y su origen primigenio estaría en la operática italiana. Versión entregada a Arturo Urbina (*) en San Javier de Loncomilla (Provincia de Linares) por doña Emilia Olmedo.

"LA NARANJA ES AMARILLA". Danza del folklore. Securiana. Es esta una de las danzas más antiguas de Chile Independiente. Llegada a nuestro territorio con el bagaje musical del Ejército Libertador del General San Martín, tuvo inmediata acogida y una amplia difusión territorial. Como toda manifestación llegada del exterior, fue influida por el factor ambiental o paisajista, se "acuecó" y según las circunstancias tomó formas y nombres diferentes (sajuriana, secudiana, sajuria, sijunina, etc.). Esta versión con el nombre "securiana" fue recopilada por Osvaldo Jaque en Yerbas Buenas (Provincia de Linares). Informante: Leonor Tapia Ortega.

"LA ROSA". Valse del folklore. La provincia de Colchagua es para los estudiosos una veta de inagotables recursos. Mariela Ferreira (*) recopiló de los labios de viejas cantoras lugareñas este cadencioso valse, genuina expresión del folklore musical centrino.

"SEÑORA DUEÑA DE CASA". Cueca del folklore. Por su forma y contenido esta cueca podría ser catalogada como cueca-esquinazo. Recopilación de Olga Abarca (*). Informante: Enrique Ayala (Colina. Provincia de Santiago).

"LA LAGARTIJA". Cueca del folklore. Baile nacional por excelencia, el texto literal de la cueca contiene muchas veces toda la alegría, malicia y picardía legadas por el ancestro andaluz – aborigen que informa la idiosincrasia de la inmensa mayoría de las expresiones del folklore musical y coreográfico de las provincias del centro de Chile. Cueca recopilada en Marchigüe por Mariela Ferreira (*). Informante: Elena Sánchez.

(*) Integrantes del Conjunto Cuncumén.

Los arreglos musicales de los temas contenidos en este "long play" fueron hechos por Arturo Urbina Díaz, Director Musical del Cuncumén. 

JAIME ROJAS A. Director del Conjunto Cuncumén. 

El Folklore de Chile. Volumen XXII. Conjunto Cuncumén. EMI Odeón Chilena. LDC-36732. 1970. 33 1/3 RPM. LONG PLAY. Alta Fidelidad. Marca Registrada; Fabricado y Distribuido por Industrias Eléctricas y Musicales Odeón, S. A. – Casilla 186-D – Santiago (Chile)

VOLVER