El gallo y la gallina (1969)

LADO A 

1.  EL GALLO Y LA GALLINA                                    (Recogida de Pedro Espinoza – Loica)                             UNA VEZ ME MORDIO UN PERRO (Recogida de P.E.)         CORAZÓN SIN EXPERIENCIA                                  (Recogida de Isolina Rodríguez – Combarbalá)

2. DE LA FLOR DE LA VIOLETA                                  (Recogida de Hugo Cáceres,Santiago)                       EUFEMIA TOCABA EL ARPA                                           (Recogida de Lucila Zapata, Cabrero)                              LOS AGUADORES (Recogida de Leonor Rivas – Campanario)

3. PARA MATIZAR UN RAMO                                    (Recogida de Hugo Cáceres – Santiago)                               DOS CORAZONES UNIDOS                                       (Recogida de Hugo Cáceres – Santiago)                                 LA CONDUCTORA (Recogida de Hugo Cáceres – Santiago) 

LADO B

1. LA CULEBRA EN EL ESPINO                                    (Recogida de Carmen Fuentes – Santiago)                        DEJEN CORRER LA NARANJA                                      (Recogida de Juana Morales – Campanario)                        CUECA DE LOS SANTOS                                        (Recogida de Leonor Rivas – Campanario)                           

2. DANIEL ME QUITO LA VIDA                                  (Recogida de Lucila Zapata – Cabrero)                                    EL CURA (Recogida de Olga Freire – Santiago)                       A LA MAR TIRE UN PAÑUELO                                  (Recogida de Gabriela y Fidela Miranda – Talagante)

3. UNA TRISTE PALOMITA                                       (Recogida de Gabriela y Fidela Miranda–Talagante) MARIQUITA SE LLAMABA (Recogida en Graneros)               NO SE PUEDE                                                   (Recogida de Gabriela y Fidela Miranda– Talagante)

Integrantes: Mariela Ferreira, Nancy Báez, Olga Abarca, Gloria Cancino, Arturo Urbina, Jaime Rojas, Mario Sánchez y Recaredo Rodríguez. 

NUESTRA CUECA

En algún lugar de la Provincia de O’Higgins tengo un pariente "cantor a lo divino" y eximio bailador de cueca.

Un día pregunté a mi pariente campesino, con ese aire docto y solemne que se supone debe tener todo "investigador" que se estime, cuales eran los requisitos para ser un buen "cuequero".

- Para eso sólo se necesita ser bien chileno y tener el corazón bien puesto –

Y después de darme esta respuesta continuó mirando, sin verlo, el verde trigal que se mecía en la falda de un cerro costero.

Creo que para él no tenía ninguna importancia saber lo mucho que se ha dicho y escrito acerca del origen de nuestro baile nacional; si nació noble o nació plebeyo; si llegó o lo trajeron a nuestro país; lo que se ha dicho sobre su significado; lo que se ha comentado sobre su estructura musical, su métrica; etc.

Para mi primo huaso, su baile, su cueca, era algo tan inherente a su persona como lo eran sus ojotas de trabajo o su multicolor manta dominguera.

Ahora con el paso del tiempo he aprendido a mirar las expresiones de la tierra a través del prisma simple y magnifico de la filosofía del hombre del pueblo.

De esta manera he comprendido que nuestra cueca no es solo un ordenamiento de notas y compases.

Me he dado cuenta que ella habla un lenguaje de paisajes.

Que se expresa en un idioma que dice de pasión, de amor, de desengaño, de alegría, de poesía.

Que tiene un decir de raza fuerte y sufrida en las enormes pampas donde vive el hombre del Norte.

Que canta con sabor a peumos y a tierra mojada en la voz de una cantora de los campos centrales.

Que al llegar al medio urbano toma los aires de una gran dama o adopta la actitud de mujer en las ramadas dieciocheras o en las casas de "caramba y samba".

Que en los esforzados pueblos de las tierras chilotas se identifica con el agitado y bullente movimiento de las olas que bañan islotes y ensenadas.

¡Si hasta parece que la angosta y accidentada geografía del territorio chileno fuese el pie de una animada cueca bailada con un inmenso pañuelo tricolor!

Las amplias y salitradas provincias del Norte marcarían la primera vuelta y el floreo.

Los rientes valles del Centro ¿No serían otra cosa que un alegre escobillado que se desplaza del mar a la cordillera?

Esta cueca, animada por los gritos rebeldes y decididos de un pueblo en busca de su definitiva liberación, terminaría en un brioso zapateo que rompe en mil pedazos el territorio en la Región de los Canales y sus ultimas notas irían a perderse mas allá de la unión de los dos océanos.

JAIME ROJAS ASTUDILLO

Director del Conjunto Cuncumén

Se han producido algunas coincidencias felices en este disco extraordinario. Primero, la cueca inicial, y la que le da el nombre, es "EL GALLO Y LA GALLINA", título como no habrá nunca otro mas ilustrativo para describir nuestro baile nacional, que delinea, sublimándola hasta convertirla en un símbolo universal y eterno, la aproximación amorosa de aquellas aves domésticas.

Segundo, la selección es prácticamente en su totalidad de origen tradicional, es decir, vienen estas cuecas de la fuente misma de la sabiduría y sentir del pueblo, y por ello son las mas autenticas;

Tercero, las interpreta el Conjunto CUCNCUMEN, agrupación que hoy día está a la vanguardia de la investigación y difusión de nuestro folklore.

En este ultimo punto nos detenemos para destacar el hecho de que, que por si alguna quedaba, los cultores del folklore autentico, "antiguo" como algunos dicen –con una inferencia no confesada de caducidad- con un golpe magistral entregan las versiones más intensas, vitales, de indiscutible vigencia, de la parte más activa de la música vernácula chilena: la CUECA, tendiendo un sólido puente sobre el falso abismo del folklore "antiguo" y "moderno" (¿) de este país.

¡Bien por Cuncumén! Y gracias por esta fiesta inigualable de cuecas tradicionales que, a mas de ser gratísima, cumple la importante misión de ayudar a definir y poner orden, de una vez por todas, en el concepto de folklore.

RUBEN NOUZEILLES (DIRECTOR ARTÍSTICO)

EL GALLO Y LA GALLINA. CUECAS TRADICIONALES.

El Folklore de Chile. Volumen XVI. Conjunto Cuncumén. EMI Odeón Chilena. LDC-35178. 1969. 33 1/3 RPM. LONG PLAY. Alta Fidelidad. Marca Registrada; Fabricado y Distribuido por Industrias Eléctricas y Musicales Odeón, S. A. – Casilla 186-D – Santiago (Chile)

 

VOLVER